A pie de guerra.

cab*Jueves de Colaboración en Mercadito*

Marchante: Caballero de piedra

A veces la vida nos sorprende con destellos de luz en nuestras noches más obscuras..

Y esos pequeños rayos de luz son los que iluminan nuestros corazones y nos dan la fuerza para levantarnos y superar cualquier obstáculo, nos acunan en tiempos de frío y nos hacen ver la vida de otro color.

Pero tú, fuiste más que eso.

Tú, luna hermosa y brillante, radiante de luz y tranquilidad,

llegaste y pusiste no solo mi Universo de cabeza, sino también mi corazón.

Iluminaste cada rincón de mi alma, adormeciste los demonios en mi cabeza y me diste una razón para empuñar mi espada y seguir en la batalla del amor.

Pero esta era una guerra única, un duelo tan ajeno como cercano a mí, una batalla en la que enlisté a mis mejores hombres.

Al frente, valeroso y suicida te entregue mi corazón, quien sin mayor instrucción corrió y conquisto todo el terreno que pudo,a razón de besos y caricias logró defender las trincheras ante las primeras batallas.

Mi fe, abasteció de esperanza a los guerreros, curó a los heridos,

y por un instante nos hizo acariciar la gloria de tu amor.

Pero al paso de los días, el enemigo se hacía más fuerte, bebiendo de la inseguridad y las dudas que de tu mente brotaban.

Sin embargo nunca dimos un paso atrás, pues la ilusión tendida como escudo en el campo de batalla lograba refugiar mi amor por ti.

Quisiera poder terminar esta historia como culminan los cuentos de hadas y poder decir que aún con todo en contra pudimos salir victoriosos…

Pero hoy, la sombra de tu pasado ha logrado eclipsarte, y a su vez mis intentos por conquistarte.

Hoy la razón ha sido la primera en emprender la retirada, hoy no sólo he perdido una batalla, te perdí a ti…y contigo la guerra.

Abandonamos el campo de batalla, cabizbajos y heridos,

con los sentimientos en agonía y con ganas de morir,

y al mirar hacia atrás el corazón sujeta mi hombro

esbozando una sonrisa se acerca a mi oído y me susurra

que no todo está perdido, ya que nuestras conquistas

nadie podrá borrarlas.

Así que sí, me voy, pero esto no es un adiós,

pues los eclipses no son eternos y algún día,

mi Luna, mi hermosa Luna volverá a brillar.

Sólo espero que al llegar ese día

pueda tenerte a mi lado, como mi aliada,

porque quizás para entonces mi fuerza

no sea la suficiente para seguir luchando por ti…


Caballero de Piedra

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s