Deseos de un plan de vuelo.

hi hDeseo viajar en el aire como el incienso que se infiltra con su aroma en los más recónditos espacios, deseo darle agua a mis raíces para hacer de ellas las de un majestuoso roble, deseo tomar una decisión equivocada y caer en ella sin arrepentimiento alguno, deseo ser guitarra de madera y que al hacer vibrar mis cuerdas nazca desde las entrañas una melodía inmortal, deseo danzar sin cuentas ni estructuras por todas y cada una de las calles que pisaré alguna vez, deseo fabricar un nuevo sueño y darle de comer, deseo dejarle al azar la cuarta parte de mi vida, deseo arrugarme la piel pero no el alma, deseo ser una sonrojada sin remedio, deseo contarle un cuento a cada niño que cruce mi camino, deseo rasgar un par de fotos para verlas consumirse por el recuerdo, deseo sumergirme en una sonrisa ajena y distante, deseo robarme las palabras que mi subconsciente se tragó, deseo jugar al bartender y escuchar historias de cantina,  deseo cruzar la sombría carretera de mis miedos, deseo bordar nuevos nombres en mi piel, deseo que la irreverencia me lleve de paseo, deseo que la incertidumbre me bese la vida, deseo que mi conciencia alcance a ver más allá de los huesos, deseo ser patética y no de cartón, deseo que mis palabras tengan más intención que consonantes,  deseo ser polvo un día y sobrevolar la Peña de Bernal, ésta majestuosa y yo incorpórea y volátil, deseo dejarme caer al vacío cuando me llame la oscuridad, deseo ser tinta y papel, deseo circular por las arterias de un ser humano hasta terminar el recorrido completo, deseo preguntarle todo hacia la nada, deseo lanzar un salvavidas a lo que ahogué en mis maremotos, para ver si algo de ello aún sabe nadar, deseo girar en dirección opuesta a la Luna, deseo lanzarle un piropo al Universo, porque me tiene aquí, habitando sus constelaciones, deseo cristalizar este momento cualquiera, deseo escuchar el silencio con la oportunidad de prolongarlo, deseo convertirme en fuego y quemarte la arrogancia, deseo ponerle altavoz a las percusiones de cada órgano en movimiento, deseo que el deseo de desear sea más que lo que es ahora, para iniciar a volar una vez más.

Esta vez, ya no miré atrás.

Sé volar por mi cuenta, sé volar porque la tierra se volvió un terremoto constante, donde tú, ni yo, ni nadie aquí, pertenecía al permanecer.

Despega los pies…


Alejandra Cárcamo

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s