Notas ocultas.

Desde el primer día, escuché una armónica en tu voz, flotando en sílabas al viento. Eso me trajo a ti.

De tu piel al descubierto se asomaron ligeras líneas, dibujando cada una de tus costillas, aquellas inquietas, que invitan a tocar con la punta de los dedos, esos trazos de arpa.

En tu silueta de guitarra habitan las curvas que claramente anuncian arte, el más perfecto. Es la forma que guarda la acústica de tu centro, del misterio, de tu esencia.

Me acerco a tu corazón-tambor, porque sé que en algún momento usará los ritmos del repertorio que me gusta, quiero ser parte de su propia composición, de sus melodías más impulsivas, aceleradas, en desenfreno.

Somos un concierto, lleno de posibilidades.

Y es que a veces, tú, tan piano, existes con la delicadeza de una caricia bien intencionada.

Y yo, tan batería, con ganas de explotar en todos mis sentidos, desde que me dominó la idea de hacer música contigo…


Alejandra Cárcamo

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s