Esenciales

Un aroma cuenta cualquier historia.

Por ejemplo, mi infancia huele a tierra mojada, a dulce de fresa y a la madera de la guitarra que sabe tocar mi papá.

Mi madre es envolvente como el aroma a vainilla, mis amigos son gomitas aciduladas, algunos bebés huelen a plastilina, mis abuelos son Navidad y la mayoría de mis ex amores han diluido su esencia en el viento.


Tu amor, en cambio, huele a jardín.

Es la frescura del pasto recién cortado por la mañana.

Y tú, llevas impregnada en la piel la esencia de un árbol.

Juntos somos primavera y oxigenamos el mundo.


Él para mi es naturaleza. Y yo para él, tic-tacs.


Alejandra Cárcamo  @ale_clz

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s