Un sucio cuento corto para San Valentín

Estaba ansiosa. Ya no podía contener las ganas. Lo había deseado toda la semana.

En su mente fantaseaba a menudo, ¿qué haría cuando lo tuviera para ella?

Al fin llegó a donde lo encontraría. Al verlo, un escalofrío le erizó la piel . Lo pedía a gritos.

El placer era infinito cuando lo tuvo en sus manos. Era hora. Lo disfrutaría sin detenerse.

Sin mesura, lo sintió deslizarse dentro de ella.

Se le resbalaba suavemente con ritmo y naturalidad.

Ahh… se estremeció.

Inesperadamente, el líquido blancuzco empezó a escurrírsele sin piedad alguna.

Era tan rico y adictivo. Quería más. Más. Más…

(Sí, ella amaba el helado del Mc Donald´s y esa vez se atrevió a comerlo sin servilleta.)


Alejandra Cárcamo   @ale_clz

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s