Nos soltamos, imaginariamente.

Siete años se dicen fácil; la mayoría de las relaciones modernas no pasan de los tres.

En ese tiempo tú y yo pasábamos todo el tiempo juntos.  Me contabas tus problemas, nos hacíamos cosquillas, cantábamos, llorábamos, vivíamos al límite, conocíamos las groserías y soñábamos a la par.

Si la gente no creía en mí, lo hacías tú.

Si la gente no te escuchaba, lo hacía yo.

Aunque vivíamos felices, sé que no todo fue color de rosa. Solías echarme la culpa de muchas cosas y yo, irracionalmente tiraba tu sopa para obligarte a limpiar.

¿Recuerdas?


Un día despertaste diferente.

Escuché que te atacó un peligroso virus llamado “crecimiento” .  Se te metió al cuerpo, cambiando a la persona que solía conocer.

No lo podía creer.

A causa de tu enfermedad, dejaste de verme.Ya nunca me hablabas, ni siquiera me nombrabas para culparme de algo.

Te juro que traté de sobrellevarlo, pero ya no puedo más. Lo tuyo es irreversible. Tú me soltaste primero.

Si la gente no cree en mí, tú no lo haces más.

Ahora entiendo que me tengo que ir. Si tengo suerte no vagaré por mucho tiempo; me convertiré en otra idea o quizá exista otra mente en la que pueda habitar…

Gracias por lo vivido.

Se despide,

Tu amigo imaginario.


Alejandra Cárcamo  @ale_clz

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s