Yo tan triple chocolate, tú tan yogurt

Me gustan las personas que saborean la vida al máximo.

Cuando la conocí ella me juró ser así: diferente. Dijo que estaba dispuesta a experimentar de todo con tal de sentirse viva.

Sí, admito que tenía altas expectativas de nuestra primera cita, ¿y por qué no habría de hacerlo? Ella parecía un sueño hecho realidad.

Todo iba bien hasta que llegamos a una heladería.

-¿De qué tiene?– preguntamos al heladero.

Ese buen hombre recitó las más bellas palabras de la vida: triple chocolate, pay de fresa, banana split, choco menta, cereza con crema, café irlandés… 

Poco a poco mis sentidos despertaron y me hicieron salivar sin control. Volteé a verla con mis pupilas dilatadas para conocer su expresión, pero no mutó en ningún momento.“Ha de ser porque ella acostumbra comerlos seguido”, pensé.

Bastaron cuatro palabras para destrozar la historia de amor que comenzaba a florecer. Supe que no habría marcha atrás, que todos los momentos que imaginé juntos se habían ido al carajo y me prometí no volverme a enamorar. ¿Qué por qué? Bueno, ella dijo:

¿No tiene uno light?

CRASH.

Se oyó cómo se quebraba un barquillo, pero en realidad era mi corazón…


Me mentiste, a ti no te gustan las aventuras. Quien no ama el helado no conoce de sorpresas, de éxtasis. No atesora su niñez ni  encuentra consuelo a sus problemas.

Si estás leyendo esto quiero que sepas que no volveré a confiar en ti.

Te lo digo sin filtros, mereces puro yogurt insípido en esta vida.



Alejandra Cárcamo  @ale_clz

Imagen: Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s