Bacteria voraz

Bastó un descuido para que te infiltraras por la abertura de mi piel. Te deslizaste en la profundidad de la herida, rasgando cada fibra, y te acurrucaste ahí, entre músculo y músculo. Incluso más allá.

Desde ese día vives ahí donde arde, inflamando los recuerdos a la menor provocación. Te hiciste una bacteria voraz y clavaste la infección en mí.

Los síntomas atacan en ciclo. Te toso, te rasco, te sangro. Me tumbas, me retuerces, me consumes a voluntad. Drenas mis fuerzas y jadeo para tratar de atrapar el aire. Me asfixio. Me pierdo. Me entumo. Sigues reproduciéndote aquí y yo, con fiebre involuntaria de ti, espero un milagro para acabar con esta plaga que empezó en la piel y terminó por devorar mi corazón.

_________________________________________________________________

Alejandra Cárcamo   @ale_clz

Imagen: Raymond Lemstra

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Y quizás algún día encuentres la cura. 🔝

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal vez, habrá que averiguarlo…

      Le gusta a 1 persona

      1. Jajajaja esa es la actitud 🔝🔝

        Le gusta a 1 persona

  2. guillermo

    !bien hecho!,… es agradable….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s