Dolor polilla

Llevo un dolor polilla en el pecho;

desde que se me prensó, lo rasco.

De día revolotea, pero en la noche

trae los recuerdos entre ala y ala.



De poco sirve tratar de ocultarlo

ni rezar porque se vaya ahora.

Estoy comenzando a re-aprender:

los dolores polilla van de paso.




Un día no hará falta sacudirlo,

con plena voluntad se irá volando.

Será polvo con el roce del viento

y después, por naturaleza, olvido.



Alejandra Cárcamo  @ale_clz

Imagen: Smithsonian Libraries

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s